martes, 9 de junio de 2009

UN PERSEGUIDO POLÍTICO

Como en la época de plomo.


Como en los tiempos más tristes, cuando la gente tenía miedo de expresarse. Cuando los medios eran manejados por las cúpulas oficiales y todo era propaganda oficial. Cuando no había elecciones, porque desde el ejecutivo se burlaba la voluntad soberana de elegir representantes, y si las había, utilizaban el fraude para imponerse.


Todo como hoy, que vivimos sometidos por una dictadura que persigue a los revolucionarios como Francisco (¿será su nombre verdadero o será el pseudónimo de la orga?). Lo fustigan por tener plata y dicen que no representa al pueblo. Mentira. Él es el pueblo, pero pertenece a la vanguardia intelectual que conduce a la masa obrera. El decidió deshacerse de su empresa porque entendió que debía luchar contra el capital empresario. Él aglutina además a los campesinos, al sector más revolucionario de la historia mundial. Eso nunca puede ser malo.


En fin, Francisco es un perseguido político. Un tipo que molesta al establishment y a la democracia burguesa. Pero la justicia del pueblo llegará un día, y romperá las cadenas de la sumisión.

Apelemos a una frase de él para comprender esta injusticia: "Saber, nos da seguridad".

¿Lo ayudás?

2 comentarios:

  1. Una genialidad, pero hay tanto tarado suelto que esto no me animo a distribuirlo. A los que entienden la ironía no se los mando porque ya sé que no lo votan y a los boludos que no, ¿si se la creen y lo votan?.

    ResponderEliminar
  2. comparto un 500 porciento con roberto jajaja

    ResponderEliminar