miércoles, 29 de julio de 2009

VA A ESTAR BUENA LA DELINCUENCIA

Vemos en los matutinos del día y en los flashes informativos constantes del poder de cuarta, una noticia que satisface con creces las expectativas penales de ciudadano porteño común: "No más piquetes".


Por si algunos no saben, la polícia porteña no tendrá las msimas atribuciones que la Polícia Federal, o la de la Provincia de Buenos Aires. Se preocupará principalmente por hacer la limpieza que a la ciudad más le interesa: la de la despojarla de todo "usurpador del espacio público", "vendedor ambulante", "manifestante", o cualquien otro sujeto que altere la cosmética de la Capital.


Hay varios interrogantes que me surgen a raiz de esta patética decisión de crear una pseudo-fuerza de seguridad. Entre ellos, no comprendo cómo se logra combatir el delito con la intención de aumentar el número de policías en las calles. Esto me convence de que no solo no escuchamos a los que saben, sino que tampoco repasamos la historia (convengamos que Macri siquiera sabe lo que se celebra un 9 de Julio). Si la Policía es uno de los agentes del Estado más resistidos socialmente por su alto grado de corrupción, ¿cómo podemos creer que con más policías en la calle el delito disminuirá? Lo único que se logra con esto, es seguir criminalizando la pobreza y la protesta social, atacando solamente los delitos contra la propiedad y los que corrompen con la libre circulación. Al mismo tiempo, se pluralizan los delitos cometidos por las fuerzas policiales, vinculados a la corrupción, a los secuestros y al narcotráfico.


En otro orden de ideas, tampoco entiendo cómo se combate la delincuencia si al mismo tiempo se designa a un delincuente como Jefe de la Policía. Esto, no resiste ningun tipo de análisis.


Por último, al crearse esta fuerza se inseguridad con la que el gobierno de Macri ha insistido caprichosamente desde que ha asumido, me pregunto ¿qué sucederá de llevarse a cabo un nuevo caso de revolución burguesa por parte de los caceroleros sojeros que la ciudad aglutina? ¿Será éste un caso de piquete? Personalmente dudo que las nuevas fuerzas represivas de la CABA atenten contra la ciudadanía cristiana y humana, interfiriendo su reclamo pacífico y autoconvocado. Por el contrario, sospecho que no serán dignos de tal adjetivización los "vagos" docentes que reclaman un aumento de salario, los morochos de D'Elia que acuden a las marchas piqueteras arrastrados por el clientelismo oficialista, o los familiares de víctimas de la AMIA, que según nos enteramos hace algunos días, son solo un "puñado de personas con intereses políticos".


Va a estar bueno Buenos Aires sin piquetes, sin marchas, sin vagabundos, sin vendedores ambulantes, sin villas, y principalmente sin Estado.


Sin más, gracias por leer.

3 comentarios:

  1. cada dia, me alegro mas por que este hijo de puta no para de mostrar la hilacha. Lo que le envidio es la cara rota que tiene para explicarlo como si nos estuviera haciendo un favor, de gomia.
    Si, si, y si, es criminalizar la protesta, pensa es que es parte indispensable de aquellos gobernantes cuyo exito reside en crear circunstancias favorales a "los mercados" (sea cuales fueren) que por lo general, dan como consecuencia un gran descontento social a corto o largo plazo. Institucionalizando la represion y criminalizando la protesta, se estan cubriendo los futuros desmanes que puedan causarse como residuo de aquellas politicas como desalojar viviendas, desalojar vendedores ambulantes, golpear cartoneros, etc, etc ,etc .... a la derecha hay algo que siempre le voy a envidiar, lo consecuente que son con sus objetivos, jamas hacen algo al azar ...

    saludos !

    ResponderEliminar
  2. hola.
    "el campo" fue responsable del 65% de los bloqueos y cortes del último año...acaso alguna vez se les llamó piqueteros? pensará macri que debían ser desalojados de las rutas?
    pensará macri?... dudo.
    y sí, son envidiablemente consecuentes con su objetivo, el único: hacerse del poder.
    saludos

    ResponderEliminar
  3. La poli de Macri es para reprimir. Sin policía científica, ni asuntos internos.
    Palos y balas.

    ResponderEliminar