sábado, 8 de agosto de 2009

¿AIRES DE REBELIÓN?

Estados Unidos: Un afro-americano obtiene la presidencia de Estados Unidos por primera vez en la historia. Luego del perido de Bush, el país atraviesa una profunda desconfianza en el resto del mundo. Asimismo, un contexto de crisis financiera, cuyo nucleo radica en en país del norte, golpea las economías de la inmensa mayoría de los países del planeta, poniendo en jaque al sistema capitalista y debilitando las instituciones liberales. En paralelo, un candidato demócrata llega a Washington con un discurso progresista y de unidad mundial, revirtiendo la mala imagen de Estados Unidos y renovando la política internacional del país con el resto del mundo. En lo que a América Latina respecta, en un discurso en Trinidad y Tobago, Obama destaca la importancia de retomar las buenas relaciones de la región, asegurando una condición de respeto e igualdad por las distintas soberanias de los estados del sur. En tal sentido, hay síntomas de apertura concretos, que tienen su correlato en la abolición de restricciones por parte de Estados Unidos hacia Cuba, y un significante suceso acaecido en el marco de la OEA que habilita a Cuba a volver a formar parte de la organización, en un gesto histórico pero al mismo tiempo un tanto anunciado.

América Latina: Hace ya una década la región da un giro hacia la izquierda democrática. Según las distintas coyunturas, en la generalidad de los países asumen gobiernos con posiciones regionalistas y anti-imperialistas. Chavez, Evo, Kirchner, Lugo, Correa, Zelaya, Bachelet, Vazquez, Lula, son algunos de ellos. Con sus diferentes matices, las naciones se vuelcan a una política de inclusión y desarrollo, con un rol activo y una fortaleza de los Estados que permite resguardar las soberanias y separarse del modelo de exclusión y atomización que el neoliberalismo de los '90 había diseñado. Algunos con tintes más revolucionarios y otros con formas más moderadas, todos apelan a la unidad regional como fuerza común de desarrollo y crecimiento. Se fortalece el MERCOSUR, se crean el ALBA, el UNASUR, y aparecen proyectos de fundar un Banco y un Consejo de Seguridad que robustezcan la unión.

Comunidad Internacional: Con el fin de la 2da guerra mundial, se crea la ONU, entre otras organizaciones internacionales, que sucede a la fracasada "Sociedad de las Naciones" y toma como principios universales la paz mundial, la prohibición de las guerras, los Derechos Humanos, las autonomías de los Estados, el respeto por las soberanías, entre otros. Uno de sus órganos, es el Consejo de Seguridad, que interviene según la Carta de las Naciones Unidas ante la amenaza de alteración de la paz mundial o de la seguridad internacional. El mismo está compuesto por miembros permanentes y miembros que se alternan según periodos de tiempo. El consejo solo actúa e interviene en una guerra si una resolución acordada por mayoría en el mismo lo habilita. Ahora bien, los miembros permanentes tienen la potestad de vetar cualquier resolución, e impedir arbitrariamente la actuación del mismo en un conflicto bélico. Basta que alguno de ellos vete la resolución, para que el órgano de la ONU no proceda. Estos estados, curiosamente, son los vencedores de la segunda guerra, entre ellos, Estados Unidos. Razón más que obvia por la que el Consejo de Seguridad no ha intervenido jamás en la guerra de Irak, de Afjanistan, ni de Israel y Palestina.


Vemos que hay un poder político en Estados Unidos nuevo. Con algunas razones para sospechar que se aleja de la política ortodoxa de dominación imperialista que por historia ha manejado el país del norte. Vemos un mundo que "en los papeles" repudia cualquier golpe a la soberanía de los estados, cualquier guerra, y cualquier violación de los Derechos Humanos. Observamos al mismo tiempo, una América Latina unida, con aires de libertad y desarrollo regional.

Sin embargo, nos encontramos con el golpe de Honduras, al cual el mundo dipómático le ha dado la espalda, sin una intervención concreta de rechazo al gobierno de facto ni un apoyo político y económico a la restitución de Zelaya. Vemos que la IV flota está reactivada en Latino América y circula por las aguas del continente como una amenaza constante a la soberanía de la región. Al mismo tiempo, Uribe acuerda con Estados Unidos el permiso para que las tropas del norte utilicen siete enclaves militares del territorio colombiano para realizar ejercicios. Padecimos un golpe de Estado a Chavez en el 2002, constantes boicots internacionales a sus políticas de recuperación de lo público y una malintencionada vinculación del gobierno con los narcotraficantes. En el mismo sentido, Bolivia fue otro que la pasó mal, soportando un intento de derrocameinto de gobierno el año pasado y una actitud separatista de los sectores más ricos del país, todo ello instruido por agentes estadounidenses. Ecuador, a quien también han vinculado con el narcotráfico, sufrió una violación de su soberanía territorial por parte del ejercito colombiano mediante un ataque a las Farc en suelo ecuatoriano que culminó con el asesinato de Reyes, el 2do de la guerrilla. Argentina, Uruguay, Chile y Brasil, mientras tanto, son víctimas de un incesante desgaste corporativo de sus gobiernos, encabezados por las distintas oligarquías nacionales voceras del poder económico del norte.

Con todo esto que pasa en la región, explicado muy brevemente y sin desarrollar lo que pasa en el resto del mundo, no concibo que Estados Unidos haya rediseñado su política exterior. Por el contrario, vemos como el poder económico subsiste inquebrantable y la potencia por historia más imperialista del mundo, insiste en hacer del resto del continente un socio menor de su política de saqueo y exclusión, polarizando la riqueza y manejando los distintos sitemas políticos regionales. La voluntad, es la de reinstaurar las democracias liberales que a ellos benefician, golpeando militarmente a a los gobiernos más populares (Bolivia, Honduras, Venezuela y Ecuador) y desgastando a los más "republicanos" (Argentina, Paraguay, Brasil, Uruguay y Chile).

La mitad del vaso lleno, es que hoy estamos en primavera y vemos a todos los gobiernos integracionistas repudiar la política exterior de Estados Unidos y reclamando la soberanía y libertad de latinoamérica. Un claro ejemplo, es el caso de Honduras y el de Colombia, en los cuales han salido los presidentes de la región a manifestarse en contra de las alteraciones políticas que van en desmedro de la unidad.

Sin más, gracias por leer.

2 comentarios:

  1. de nada, una cosita para acotar, que calculo que ya debes manejar: en una sintesis reduccionista, el capitalismo ha provocado grandes progresos economicos y cientificos por periodos de produccion y acumulacion extraordinarios, lo particular, es que TODOS se dieron mediante politicas de imperio, dominando, negreando e imponiendo: el ferrocarril britanico es pagado con el hambre y la esclavitud de los indues,el petroleo del siglo xx, antes de las nacionalizaciones, es "robado" por las grandes petroleras a los paises asiaticos, a venezuela,etc etc, la eplosion de las multinacionales y el comercio mundializado luego de los setentas, es financiado por el tercer mundo, y asi las clases obreras y medias europeas sostienen su estado de bienestar mientras aqui comienza el neoliberalismo, y asi millones de ejemplos, en teoria el capitalismo tiene sus contradicciones, en la practica es una realidad irrebatible, estas acumulaciones extraordinarias hacen que el capital se concentre y sirva de base para otro tipo de progresos que luego son manifestados como el progreso de "toda la humanidad" .. sinceramente no se como esto no es tan claro a los ojos de mas gente como supongo lo es para algunos.
    ¿Podemos llamar progreso a aquello que le ha costado muertes y vidas miserables a tantos otros?
    Las relaciones de sometimiento siguen vigentes, y siguen funcionando, pero hay quienes tratan de regularlas en favor de sus pueblos y quienes transan con el extranjero, el ajeno o el propio para entregar el alma de su gente ....

    ResponderEliminar
  2. exacto... y te olvidaste del más costoso: las guerras.

    ResponderEliminar