sábado, 22 de agosto de 2009

EL BLOG, CROMAÑON, LOS MEDIOS, EL CASTIGO, Y EL SISTEMA PENAL

El blog se cuelga porque se cuelga su autor. Vuela, baja, sube, aterriza, piensa, se ríe, divierte, aburre, emociona (a los que me aprecian), sorprende (a los que no imaginaban lo que yo era capaz de decir), contagia, duele, y molesta. Pero vive. Con mis tiempos, típicos de un estudiante / empleado que está en épocas de cursada, pero de a poco sigue caminando. La razón, es que lo abrí para al menos rasguñar el inmenso cerco mediático corporativo, con lo poquito que puedo aportar desde mis conocimientos y pasiones. Por eso hoy tengo que publicarles lo que no pude durante la semana, que me ha roto un poco las pelotas. El tema es un poco de Cromañon, como disparador, pero comprende otros tópicos que deberíamos empezar a discutir.

Antes nos educaba penalmente Feinman, Hadad, Neustadt, Grondona, Mauro Viale, entre otros tantos voceros de la agencia comunicacional masiva. Pero este último tiempo la secuela de las Américas parece que matriculó a nuevos vendedores del poder punitivo estatal, y ha incorporado a su elenco de lujo a Rial, Viviana Canosa, Susana Gimenez, Mirtha Legrand, Tinelli, etc. Así luego de la sentencia en la causa de Cromañon han salido los voceros independientes con un grado de indignación desmesurado a reclamar lo que todos alguna vez en nuestras vidas reclamamos: Justicia ¿Justicia social? ¿Justicia política? ¿Justicia mediática? No. Justicia Penal.

Curiosamente, algunos estudiamos para eso, mientras que otros opinan desde el sentido común derechizado, desde el odio, o desde intereses propios o ajenos. Los segundos, ocupan un inmerecido espacio en la pantalla y radio, mientras que los primeros debemos conformarnos con abrir un blog, debatir en un bar, en una clase, discutir con la familia, entre otras actividades de alcance reducido. Algunos con más capacidad y renombre, escriben libros, exponen ideología en sus sentencias, dan congresos, y son catedráticos en la universidad. En el país del revés, son unicamente los tilingos los que parecen tener autoridad moral e intelectual para convencer y concientizar (?) a la gente. Los restantes, que buscamos combatir el poder punitivo del estado en lugar de ampliarlo, porque entendemos, estudiamos, comprendemos, sabemos, y justificamos que un estado cada vez más represor se aleja del concepto de estado de derecho, estamos en la sombras, y somos apenas una elite de aficionados los que podemos nutrirnos de los que realmente dedicaron su vida a esbozar una teoría progresista y constructiva.

No se como se gana, pero si sé como se combate, y es de esta manera, explicando. La "justicia" que con tanto impetu reclaman estos pelotudos que contaminan los medios, no es más que mano dura y represión para el sector más vulnerable de la sociedad. Las victimas, los delincuentes, los policías de menor rango, son igual de vulnerables ante el sistema penal y represivo, independientemente del rol que este les atribuya. El ya aburrido tradicional discurso que pregona que con más penas y más delitos tipificados se combate la inseguridad, es hoy lo más alejado de la realidad que tenemos. El primer paso que debemos dar es hacerle comprender al ciudadano común que la idea de derecho penal como solucionador de conflictos no solo es una falacia histórica, sino que más bien ha sido el mismo poder punitivo estatal una de las principales fuentes delictivas de la sociedad.

El aluvión de cuestionamientos al fallo de Cromañon, no ha sido más que un reflejo del reclamo ciego de justicia de una sociedad que solo la comprende como mano dura y castigo, no logrando emancipar de esta concepción para reconocer que jamás se ha solucionado un conflicto desde este campo. Pero este grito por castigo no es casual. La idea de dolor, de muerte, de pena, de sufrimiento, es algo que viene metido en el imaginario colectivo de la sociedad occidental y cristiana. Tomensé el detalle de mirar los dibujos que aparecen en la iglesias, y advertirán que esto no parece casual. No se encuentra en ninguna iglesia católica una ilustración de Jesus sonriendo, o de apóstoles o santos en condiciones de alegría o paz, sino más bien todo lo contrario.

Yo no entiendo mucho de esto, pero es facilmente realizable el ejercicio de relacionar el derecho penal con el concepto de castigo y dolor que esta sociedad padece, para comprender de un modo más crítico el incesante discurso represivo que tiende a ampliar las facultades represivas del estado como herramienta contra el enemigo interno que se ha construido.

Entiendo que no hace falta aclarar que no simpatizo con los hechos de violencia y de inseguridad que existen, y que lamentablemente seguirán existiendo. Tampoco soy un abolicionista que pretende acabar con el sistema penal. Pero si, hay que hacer hincapié en discutir la inutilidad de la pena como herramienta enmendadora de las desigualdades sociales, y redefinir el rol de los medios de comunicación en este proceso, a los efectos de conscientizar a la sociedad de que las cosas no son casuales ni sencillas a la hora de hablar de sistema penal, sino que necesariamente hay que trabajar en otros campos antes que reclamar mayor poderf punitivo y mayor represión ante cada injusto que esta padece.

Otro día, con más tiempo, explico un poco el pensamiento de Zaffaroni y la necesidad de construir un nuevo discurso penal que termine con la estructura tradicional que tan alejada de la realidad ha estado siempre.

Sin más, gracias por leer.

5 comentarios:

  1. Excelente posteo. Imprescindible el debate y divulgación de este tipo de conceptos para contrarestar el engañoso y facho discurso de la seguridad que nos impone el gorilopolio clarinete y cia.

    Felicitaciones

    entren a: fsplasrosas.blogspot.com

    ResponderEliminar
  2. Sumamente interesante tu planteo. Gracias por tu aporte para pensar las reaccionarias reacciones (valga la redundancia) contra el fallo. Que tengas una buena semana

    ResponderEliminar
  3. Capusotto hace la mejor sintesis de la gilada argenta:

    - "En un país en serio cuando un señor corta una calle para hablarle a una manga de vagos se lo asesina como en EEUU, donde el piquetero Luther King fue ajusticiado y se termino..."

    - "6 a 0 con bolivia! drogadipto de mierda! muy bueno el programa."

    Abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Buenas...
    Un lector de siempre ahora ha constituido su propio blog.
    Desde ya muy de acuerdo con el post.
    El dilema de la reacción violenta irracional que se interpone en el planteo de justicia.
    Espero también puedas pasar a leer un poco de lo que sucede en mi blog...

    Un gran saludo

    ResponderEliminar
  5. Muy bueno,claro,preciso

    ResponderEliminar