miércoles, 24 de marzo de 2010

MEMORIA

Es importante este día. No demos vueltas, ni hablemos de partidos, ni de posiciones ideológicas, ni de quien tuvo más huevos para hacer la revolución. El día merece respeto. Las madres merecen respeto. Las abuelas, los padres, los hijos, los hermanos, los primos, los amigos, etc., todos ellos merecen respeto. Ni hablar los desaparecidos, los exiliados, los sobrevivientes, los torturados, los combatientes, los muertos. Absolutamente todos merecen respeto.

Y somos tan respetuosos, que a los militares los juzgamos con Juzgados y Tribunales. Permitimos que tengan una defensa, que ofrezcan testigos, que cuenten su versión, que no sean sometidos a un castigo físico. Les permitimos un debido proceso que no avasalle con ninguna garantía constitucional. Si, constitucional. La misma constitución que ellos violaron, y el mimo republicanismo que hoy nos desconocen a nosotros.

Permitimos que sostengan una ideología, que la promuevan desde canales de información, y que la expongan en su alegato con total liviandad.

También les permitimos que vivan, que muchos de ellos gocen de libertad y tantos otros la hayan usufructuado durante tanto tiempo. Como si fuese poco, sus amigos y familiares saben donde están. Somos tan democráticos, que permitimos que sus hijos -a los que tampoco les negamos el derecho a desconocer quienes son en realidad- conozcan donde están alojados sus padres (¿padres?), de qué se los acusa, y puedan ir a visitarlos cuantas veces quieran. Permitimos que éstos se organicen, convoquen a marchas, y ocupen cargos públicos. Mierda! Somos tan buenos que hasta los dejamos presentarse a elecciones!

Lo que no nos permitimos es bajar los brazos. Está prohibido olvidar, claudicar. Y recordar no es conocer el feriado, repetir la fecha, o haber leído o visto alguna vez algo relacionado a la trágica dictadura. Recordar es mucho más que eso. Consiste en sentirlo, en repudiarlo, en marchar, en expresarlo. Tampoco alcanza con saber bien quienes fueron los militares, ni quienes somos nosotros mismos.

Resulta necesario entender que la cosa no empezó con los desaparecidos ni terminó cuando devolvieron las urnas al pueblo. Acá no hubo un genocidio político - social y nada más. Hubo un genocidio industrial y económico, del cual subsisten células activas que al día de hoy no hemos sabido eliminar. Las minorías elitistas que diseñaron, sostuvieron y avalaron el golpe de Estado, son las mismas que hoy bregan por restaurar el orden conservador y destituyente en la Argentina. Por detrás del poder militar subyace el poder económico, y no a la inversa. Hay democracias más lesivas que gobiernos militares.

Una democracia del pueblo no puede ser contemplativa con éstas minorías que mutan según la coyuntura política de la época. Han sido fraudulentas, militares, neoliberales, y ahora se disfrazan de republicanas. Hoy se ponen el traje de la democracia, y salen a contrastarla con un modelo autoritario. Piden "no violencia" y "memoria" en contraposición a lo que exigen los sectores militares. Sin embargo, su discurso es una mera regeneración de su posición ideológica, que sólo busca reafianzarse en la escena política mediante canales de información que operan de modo funcional a sus intereses.

Los 30 mil desparecidos son una bandera de lucha y memoria, y una herida abierta que será imposible cerrar. Pero debemos ser conscientes de que ya no nos alcanza con recordarlos, porque el enemigo ha mutado, encontrando caminos que lo conducen a una apropiación inminente de nuestros avances.

El ejercicio de la memoria no es sólo recordar a los nuestros, sino también reconocerlos a ellos.

Sin más, gracias por leer.
Nacho / John Sunday.

5 comentarios:

  1. Hoy el enemigo es la cultura caca, los nefastos periodistas , los empresarios que gobiernan,la aristocracia judicial, la iglesia , todos los que no fueron. Alfonsín? Pino? Cobos? Lilita? La Bullrich?
    Saludos

    ResponderEliminar
  2. Que bien lo que decís. Porque yo también siento que somos democráticos. Como lo dijeron ayer, no tomemos justicia con nuestras manos, confiemos en la "justicia", que tanta tristezas nos da, pero por la que hay que seguir apostando, siempre. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Lo dijiste todo, mis pensamientos exactos. un abrazo desde las profundidades de las anginas.

    ResponderEliminar
  4. Muy exactas tus palabras.
    Fue muy bueno habernos encontrado en la plaza caminando los mismos sueños de los compañeros que hoy no están.
    Un fuerte abrazo

    Nicolás -Fe de Radio-

    ResponderEliminar
  5. Cumpas para el 9 de abril se esta convocando a un acto en el obelisco (creo que comienza a las 19 hs). Es para exigir la aplicacion de la ley de medios de la democracia.

    Por favor difundan. Saludos,
    JP

    ResponderEliminar