miércoles, 14 de julio de 2010

NO ESTABAN, NO SALEN

No estaban cuando robaban bebes. No estaban cuando desaparecía gente. No estaban cuando condenaban a Von Wernich. No estaban con los indultos de Menem. No estaban con la ley de medios. No estaban en el 2001. No estaban con las privatizaciones. No estaban contra Grassi.

No salen con los pobres. No salen con los marginados. No salen con los hambrientos. No salen con las abuelas. No salen con las madres. No salen con los jubilados. No salen con los indígenas. No salen con los abusados.


Ayer confirmé varias cosas.

Robar bebés y negar sus identidades es menos grave que una adopción entre homosexuales. Al menos, ello no parece destruir la familia.

La homosexualidad es antinatural, mientras que el instituto del matrimonio deriva de la naturaleza.

Las mismas leyes derivan de la naturaleza, y preexisten a los comportamientos sociales.

La minoría religiosa que ayer salió es la verdadera dueña de la moral y las buenas costumbres, mientras que el resto de la sociedad padece una insanía mental.

Una pareja de homosexuales tiene más tendencia a violar a sus hijos adoptivos que una pareja normal.

Los diputados son todos putos y la presidenta no solo es conchuda sino además tortillera.

Muchos curas como Grassi se oponen a la adopción ya que les quitaría nenes y nenas de sus instituciones.

Todos tenemos derecho a una mamá y a un papá.

Sin más, gracias por leer insanos!

sábado, 10 de julio de 2010

SI, ACEPTO


Si, acepto por esposo a dos esposos. Acepto como padre a dos padres. Porque no se puede ser natural y descreer en la ciencia. No se puede ser natural y suponer al matrimonio como un instituto de la naturaleza. No se puede ser natural y clasificar a las personas en razas, religiones, o sexos.

La no aprobación de la ley de matrimonio igualitario denota un sesgo conservador religioso inaceptable en la sociedad actual. No sólo es un retroceso en las causas sociales, sino que demuestra la ignorancia que se tiene por la coyuntura jurídica presente Un hombre / mujer particular puede adoptar. Es decir, en la praxis, una pareja homosexual puede tener un hijo/a conforme la actual legislación. No habilitar esta circunstancia a dos personas del mismo sexo significa, además de una aberración a los derechos humanos, una injusticia jurídica para el niño. Entre los más importantes disparates legales, el niño no hereda los bienes de uno de sus padres, y la patria potestad la encabeza sólo aquel que lo ha reconocido. De modo tal, que el proyecto ridículo que se quiere presentar a debate, la famosa unión civil, es discriminatorio, conservador, y materialmente inútil.

Este blog apoya enfáticamente el matrimonio homosexual y la consecuente adopción plena de parejas del mismo sexo. Digamos todos: Si, acepto.

Y de una vez por todas a dar vuelta la historia: Que sean los putos los que hagan las leyes y no las leyes las que hagan los putos!